Cabalgando por un sueño

Tengo en mi mente el corto fragmento de un sueño, con imágenes que, siendo fantásticas las he sentido tan reales, dejándome una sonrisa que perdurará en cada reminiscencia del mismo.

No quiero olvidarlo y por eso lo comparto a continuación.

Recuerdo que era un día brillante y muy soleado, yo estaba  sobre el lomo de un caballo, vestida con una túnica blanca transparente, que contrarrestaba con el color azabache del corcel. No cabalgaba, sino volaba entre las nubes, sobre valles y montañas, las aves revoloteaban a mi alrededor y me sonreían, me detuve sobre un lago maravilloso donde había una cascada de agua cristalina.

De pronto frente a mí, tu silueta aparecía en el cielo,  abriéndote paso entre las nubes, llegabas sobre un corcel blanco, luciendo un pantalón y botas negras y una camisa blanca desabotonada en el pecho, tu media melena haciendo ondas en el viento y reflejando  los rayos del sol; al mirarme, sentí tus ojos irradiando fuego, te acercaste con esa sonrisa seductora encerrada en tu barba de candado y me extendiste tu mano para hacer contacto con la mía y así, entrelazados los dedos descendíamos hasta la cascada donde nos quedamos  bajo el juego de luz que resultaba del agua y los rayos del sol, bañándonos de deseos y anhelos, sin pronunciar ni una sola palabra pero diciéndonos todo en un abrazo infinito.

Esos sueños son los que dejan los latidos encendidos y el deseo de seguir soñando despierta.

COMPLICIDAD

Cuando me quedo mirándote 
delicadamente en silencio
pienso en esa complicidad innombrable,
del universo con el destino
de aquél día de mayo que encontré 
tu sonrisa en un cruce de letras,
esa sonrisa cínica y despreocupada
que me atraía inexplicablemente
atrapando mi atención
hasta el punto de hacer
que mis letras busquen
la luz que irradiaba de tu mirada.
 
Y aún me sorprende mi sonrisa
al recordar cuando me quedé un instante
con tu nombre entre mis dedos
jugando a separarlo en sílabas
para luego unirlo con el mío
en una yuxtaposición de ideas y deseos.
Qué deleite ése, el de coloca
todas mis páginas en blanco
y esperar por tu tinta
con la certeza de que un día
tus letras y las mías 
se hagan una sola línea.
 
Serás destino de lo que aceptes
–dije sonriendo– 
de lo que pidas, me encargo yo
para eso somos y estamos
para nosotros que nos sumamos
que sólo nos interesa ser
y sabernos de memoria los deseos
respirarnos los instantes
y despertar cada día sonrientes
al sentirnos cercanos y eternos.
 

P&N

MI AMIGO IMAGINARIO Y LOS CAMINANTES VENDADOS

image

MI AMIGO IMAGINARIOS Y LOS CAMINANTES VENDADOS

En un pueblo como el que abunda en cada rincón del mundo, nace un bebé arrullado por las ilusiones de una madre, mientras una sombra difusa e incierta se acostumbra al ambiente.

Tras la puerta de ese hogar, la mirada del niño mayor de los dos hijos, que a pesar del frío y denso ambiente, comprueba que su madre y hermano estén bien, alza la mirada intempestivamente al escuchar los pasos de su padre —¡Campeón!—, y la mano de él acaricia su cabello. Su madre acomoda al bebé en la cuna, mira al otro pequeño y dándole un beso en la frente lo devuelve a su cuarto a dormir. Y percibe nuevamente el ruido intenso del silencio, previo a desatarse una tormenta. Durante ese lapso de tiempo, los escucha sin lograr entender por qué sus padres se tratan con frialdad e indiferencia. Ese incómodo silencio, es roto bruscamente por gritos y objetos que se estrellan. Acojonado, el niño se acerca a la cuna de su hermano, comprueba que él duerme y empieza a jugar y saltar en la habitación encerrándose en su propio mundo, donde los monstruos de debajo de la cama comienzan a ser sus amigos imaginarios y ya no llegan las voces de los padres.

Mas, a la hora de ir al colegio, «su amigo imaginario» no puede acompañarle; lo sabe, por ello ha de quedarse en el armario y ¡vaya suerte la del chico con la que se armó anoche entre sus padres! Su madre afligida no ha parado de llorar en el carro y se arrepiente hasta de los pequeños. —«Y es que he perdido la cuenta de cuánto se ha quejado por sus decisiones»— Se lamentaba absorto con la mirada perdida a través de la ventana del auto. Así transcurre mi infancia entre monstruos que al inicio se muestran inocentemente como «amigos imaginarios» y que me transportaron a otros mundos, al de ellos; cuidando siempre de no ser sorprendido por mis padres porque me daba cuenta ellos no entendían. ¿Por qué y en qué momento los adultos dejaron de creer y por qué esa venda en los ojos? ¿qué no os dais cuenta que no os permite mirar? pero sin embargo, qué diestros vuestros movimientos; no menos es, el de mis oídos infantes que obstruyeron cualquier ruido que provenía de sus corajes, con ayuda, claro está de «mi amigo imaginario», ese que a cierta hora sale del armario para brincar conmigo en la cama y del que vosotros jamáis os habríais percatado. Entre culpas y quejas crecimos; y en hallar culpables como compañeros y desconocidos, fuimos otorgando espacio a ese «amigo imaginario» que de inocente ya no tenía nada. Curiosamente en esta supuesta igualdad de sexos que ya se ve que es una guerra sin cuartel, empecé a actuar como mi padre y de a poco me fui colocando una venda en los ojos uniéndome a la legión de caminantes vendados cual zombies guiados por una sola voz.

Un día, de regreso a la casa de mis divorciados padres, entré a mi viejo cuarto en el que aún conservaba los objetos de mi infancia y tras los golpes desde dentro del armario, abrí la puerta y lo vi salir con pasos decididos, alejándose como sabiendo cuál era su lugar.

Con el tiempo, tras mi voto electoral, lo reconocí en la curul donde se colocaba; al tanto una sociedad se desmorona desde sus cimientos. Y helos ahí, como dioses paganos a los que desde tiempo atrás les dimos espacio y se posicionaron distorsionando todo por lo que alguna vez creímos.

Y por cada cien miradas de infantes está a la espera una curul a ser ocupada, pues con la venda en los ojos, decidimos pasar allí, al monstruo de debajo de la cama, haciendo de nuestros miedos una realidad mientras vemos decaer todas nuestras creencias.

Pero así como en este mundo hay noche, también hay día. Y está en nosotros quitarnos la venda y retomar la luz, para así ver y derrotar al verdadero enemigo, con el corazón noble, la mente fría y la energía en el alma.

Esa fue mi elección tras la lección aprendida de mi propia infancia y la de los adultos, mis padres.

Realizado por: Patricia y Nikolaos

(@_Elegias y @PrinceNikkola)

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Ene Reflexiona

Experiencias, reflexiones y pensamientos de un loco mas en este mundo de cuerdos

Words under destruction @Moab__

Cuando todo se derrumba, yo lo apuntalo con versos.

whitejokermanson

Ya sólo tengo sueños de papel

El espacio de Chus

Un blog de rebote

SEDOCTORA

Tentación al cliente sólo en caso de emergencia.

El pensadero de Yai

Espacio donde desparramar sin orden ni concierto ideas, sueños e historias singulares.

LOCURAS ESCRITAS

Me guardo la nota que me dejaste para tu despedida, aquella que recuerdo como si fuese…

No es otro simple blog de literatura

Ante la poesía, tanto da temblar como comprender.

Luna Paniagua

Escritura y lectura

Mundo libre

La poesía es la casa del ser.

Novela: El séptimo amanecer

¿Qué estarías dispuesto a hacer si conocieses el destino de la humanidad?

Tiempo de Cenizas

Que las cenizas se conviertan en palabras y de ellas resurja una llama de eterna poesía

Éros | Photography

Where The End Begins..

PHOTOGRALIA

By Lía Gómez Domínguez

Bajarse del tacón

Mis Locuras y Desventuras por el mundo...

Perderme

Enredada en un mar de palabras.

Crónicas y quimeras

Blog literario de reseñas, crónicas y textos propios

princesssa

Vive y deja vivir... ama y dejate amar

TLCS

noticias y actualidad

Tripambitions

It contains the world best places and things.

Revista El Girø

Bombas y proyectiles anárquicøs de fabricación casera

Digo.palabra.txt

Literatura para generaciones pixeladas

Psheda

Psicología reflexiva y realista

IMPREINT journal

The official bulletin of the artist IMPREINT created to repost excerpts from 'En plein air'.

Vieja loba de aquelarre

Manada empática

Cooperación con Alegría

"If the major determinants of health are social, so must be the remedies" Michael Marmot

EL RINCÓN DE PENSAR

Expresa tus emociones

DIARIO DE UNA FLOR

MI VIDA EN FOTOGRAFÍAS MAS UN POCO DEL MUNDO Y SU POESÍA.

EKIM'S BLOG

Pensamientos, reflexiones y algo más by Ekim Legnar

Vestio Alonieco

Bestasalvaxe

Compartiendo Luz con Sol

Esoterismo y Espiritualidad

A %d blogueros les gusta esto: