Haibun en la selva.

Las huellas del Haijín

ELLA Y LA SELVA


No sabía cuánto había recorrido, el frío y la lluvia le calaba los huesos.Pero no pararía hasta llegar a ese lugar mágico del cual tanto le habían hablado.

La verde y sinuosa selva se tornó más frondosa y el sendero parecía que allí acababa. Hastaese punto todos llegaban, decían que sólo los elegidos podían continuar.

Ella, que ya no podía detenerse; sentía que un espíritu se apoderaba de su cuerpo yla invitaba a hacerse parte de la selva, así que sin mirar atrás continuó el caminoperdiéndose entre el follaje y nunca nadie la volvió a ver.

Hoy cuentan que allí, cuando cae la tarde y la lluvia apremia, se escucha eleco del canto de una mujer que se pierde con el sonido épico de la Madre Selva.


Sagrado espíritu

que domina la selva.

Lluvia invernal.

Ver la entrada original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: