Aceptando su destino [Entrada para textos solidarios]

Hasta qué punto es verdad que la reflexión nos mantiene sana la mente y nos hace crecer como ser humano.

Recibí un consejo sabio sobre reflexionar mi situación actual. Lo tomé sin entender la importancia del mismo, porque de alguna forma cerré mi mente a comentarios que a mi juicio —Tal vez errado o no— quieren hacerme ver una realidad que no es la mía.

También, curiosamente me llegó un fragmento de un psicólogo sobre la salud mental y lo importante que es analizar lo que nos perturba, escribir una lista y leerla todos los días, para ir entendiendo y tomar decisiones sobre nuestra vida.

Intento hacer eso, escribir aquí en forma real lo que estoy sintiendo.

Ante todo creo que el amor es una decisión.

Pues todos sabemos que al inicio una relación es llena de ilusión por todas las sensaciones que nos alegran la vida, luego viene conflictos y aceptaciones, muchas veces desistimos y  el sentimiento se desvanece, más aún si dos personas que se atraen no lo viven en forma palpable, mirándose a los ojos, sintiéndose, compartiendo momentos de convivencia mutua. Pero, si a pesar de todo eso se decide continuar, los sentimientos empiezan a cimentarse, a ver más allá de lo real y tangible, entonces esa ilusión se convierte en una decisión mutua, de aceptación y vivencia.

Y así fue, en nuestra relación los dos sabíamos  nuestros límites y nuestro infinito de posibilidades, hay tantas formas de amarse, sentirse, apoyarse, ser parte de la vida; estando conscientes que hay distancias que no se puede cruzar y no hablo de kilómetros —Porque eso es lo de menos— hablo de situaciones que no podemos obviar y que impiden estar como una pareja «normal».

Y sí, decidimos vivirnos, no impedir que fluya lo que sentíamos, porque era mutuo y todo lo que vivíamos era como trasladarse al cielo. Situaciones así, sólo se da entre seres que creen en el amor que va más allá de esta vida corpórea. Creo que ese podría ser un amor real, porque no tiene límites de tiempo ni de muerte.

Pero…intentaba escribir lo que me perturba, sí, lo diré a continuación.

Al principio cuando supe que su vida tomó un giro de 360 grados, que aceptó un destino aterrador, el de ir al infierno a salvar almas inocentes y que ya no estaría para mí, sentí una daga dentro de mí que me atravesaba muy profundo; supe que ese nuevo y cruel camino lo tomó por sus capacidades extraordinarias y tuvo que ser él por su situación de soltería y que ante todos no tenía ninguna relación que se lo impidiese. Pero sentí que no tomó en cuenta mis sentimientos, ni siquiera los de él, estaba sacrificando lo nuestro. Y es duro aceptar eso, esa era la verdadera y cruel realidad. —Lo escribo temblando y con mis lágrimas fluyendo.

Mi primer impulso fue salir y despedirme con un «Dios te bendiga», pero ese impulso tan sólo duró segundos, porque enseguida me aferré a lo que los dos creíamos, creemos y seguiremos creyendo, y estar segura de esto hará que logre soportar esta pesadilla el tiempo que dure.

¡Qué responsabilidad amar a hombres así! —pensé— porque ellos no nos pertenecen, pertenecen al mundo.

Y es más difícil aceptar eso, que no son hombres comunes y que debemos cambiar todo nuestro concepto del amor y la vida, despojarnos de egoísmos y tomar un poco de su nobleza para poder ser su retorno; y si mi primera opción fue huir a sentarme a llorar y lamentarme como cualquier mujer lo hubiera hecho, sentí su espíritu que es tan fuerte haciéndome valiente para aceptar su camino, que desde ese momento también sería el mío.

Entonces mi decisión fue recorrer junto a él ese camino difícil, pedregoso, con muchas sombras, pero lleno de amor y de fe por el mundo; tomé su mano para acompañarlo en ese destino incierto y siniestro, para de alguna forma ser su aliento cuando se le acaben las fuerzas o una ventana a la esperanza cuando le abrume el dolor y la muerte.

Espero ser merecedora de esa labor que sólo los héroes anónimos se atreven a vivir… sólo el cielo lo sabe.

11 comentarios sobre “Aceptando su destino [Entrada para textos solidarios]

Agrega el tuyo

  1. Con tiempo, como merecen ser leídas éstas experiencias de vida, fuertes y estremecedoras a la vez, concluyo que haces lo correcto, más allá del corazón y con el alma totalmente comprometida y entregada. Ánimos y mucha fe en el camino que ambos cruzan.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: