<Era un ángel tan travieso

que, sólo fue llegar para

decidirse a depositar 

un pedacito de cielo en

cada corazón hallado.>

Una vez más aquí, intentando escribir, pero otra vez las palabras me son esquivas. Creo que el sentimiento rebasa mi entendimiento y capacidad de enlazar las ideas o tal vez temo que si dejo fluir todo lo que estoy guardando, estas letras podrían convertirse en mi penitencia diaria. Es que hay tanto dolor y coraje represado dentro de mí, que me da miedo ir contra mis propias creencias, justo ahora que la fe debería ser más fuerte y transmitir fortaleza y esperanza para quién tanto hoy lo necesita.

<Encontrar la sonrisa

entre los escombros de

la fe, esa prueba de vida.>

He mirado tantas veces al cielo exclamando una oración, implorando ser escuchada, pero solamente me ha regresado el eco de un silencio donde se ahogan mil preguntas sin respuesta alguna. Porque no logro entender tanta tragedia y maldad en este mundo y por qué se ensaña con los seres más buenos y puros. ¿Será acaso que esos seres en realidad no pertenecen aquí y ya se acabó su tiempo en la tierra?

<Quisiera estar a un extender

mi mano de distancia

para alcanzar tu abrazo

y despertar tu sonrisa.>

Hablaré específicamente de ella, de esa niña que con su espontaneidad dulzura y alegría va depositando sonrisas a cualquier sitio a donde llega; y bien podría ser un ángel que en una travesura se escapó del cielo enamorándose de la vida, brindando su amor y luz a quien tenía la fortuna de conocerla, aunque, para desgracia nuestra, el cielo insistiría una y otra vez en devolverla donde pertenece, sin comprender que al llevársela de nuestro lado sólo nos quedaría oscuridad y vacío.

<Que el cielo espere

aún la tierra

te quiere besar.>

Me niego a aceptar que su historia en este mundo termine así, aún tiene tanta vida por regalar en esta vida, tanto amor por entregar y recibir, aún hay retos por cumplir, rosas blancas que aún esperan por su sonrisa acariciar; y más que eso, hay un alma que hizo de ese ángel su vida propia y que yo sé, él no querrá quedarse aquí, sin volver a verla despertar.

<El amor vence.

Repitámoslo una y otra vez,

hasta recordárselo al cielo.>

PD: Para Verónica. Te esperamos. Despierta niña nuestra.

14 comentarios sobre “Ángel travieso

Agrega el tuyo

  1. Toda la razón, amiga, las peores tragedias siempre les ocurren a las personas buenas. Transmitidle vuestros sentimientos, os estará escuchando, y eso seguro que le infunde de valor y coraje para resistir a ese cielo que quiere llevársela. Necesitamos más ángeles en la tierra. ¡Besazos enormes y mucha luz!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: