Lo llamábamos silencio,

pero era el instante dentro de uno,

en que resonaban todas las voces y

se comunicaban mente y alma.

 

Lo llamábamos dolor,

en una queja interminable y cansina;

pero era la vida misma que nos daba

la oportunidad de seguir sintiendo.

 

Lo llamábamos tristeza

sin darnos cuenta que sólo era la suma

de cada recuerdo feliz

que un día logramos sentir.

 

Lo llamábamos pérdidas

en un lamento diario por lo que fue;

pero era la ocasión justa para valorar

todo lo que nos queda por vivir.

 

Lo llamábamos oscuridad,

pero era la oportunidad para darnos cuenta

quién estaba allí para tomarnos de la mano

hasta ver la luz.

15 comentarios sobre “Lo llamábamos

Agrega el tuyo

  1. Detenernos a reflexionar sobre nuestras emociones y sentimientos, es una forma de destacar lo verdaderamente importante, lo que nos hace sentir verdaderamente vivos. ¡Me encantaron tus versos, Patricia!
    ¡Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: