Le dije adiós

con una suave y débil voz,

como temiendo que su eco

quiebre el cristal que separaba

su cielo de mi oscuro infierno.

Le dije adiós

buscando a la mano amiga

temiendo que cuando lo diga

rompa el débil y único lazo

conque me aferraba a la vida.

Le dije adiós

como primera y única vez,

grabándome bien esas letras

que serían el último nexo

de su mirada y mis latidos.

Le dije adiós

con la certeza de mi valía

y la entereza de mi espíritu

cerrando ese último capítulo

y deseando su paz y la mía.

19 comentarios sobre “Le dije adiós

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: