No sabes todo lo que llevabas dentro hasta que llega ese ángel que te guía hacia la puerta de tu propia jaula y te hace ver que siempre ha estado abierta y que bastaba con cruzarla y extender tus alas.

El miedo es el carcelero más eficiente, se incrusta dentro de tu Ser, te coloca vendas invisibles que no te permiten ver lo evidente, te llena de corazas con espinas que lastiman por dentro y por fuera, sientes que es más fácil quedarte paralizada en ese lugar donde nadie se acerque y cuando alguien intenta sacarte de allí te defiendes lastimando, hasta que logras que se alejen de ti y te quedas en tu rincón de fantasía surcando cielos de libertad pero que sólo están en tu mente.

Por suerte o bendición, —lamentablemente, para muy pocos— en esta vida te logras encontrar con esas personas excepcionales, únicas en el mundo, llamémosles héroes o Ángeles vestidos de mortales, que ven más allá de lo que percibe el resto. Porque donde los otros solo miran un ser tóxico, agresivo, que hace daño; esos héroes sienten al ser herido que necesita curar sus alas y no se rendirán hasta que logre salir de su propia jaula y la vea volar en ese cielo que ella sabe que existe pero que le arrebataron la oportunidad de conocer, ese cielo de verdad y libertad… ese cielo que se llama felicidad.

Continuará…

29 comentarios sobre “Liberarte

Agrega el tuyo

  1. Cuánta razón, Patricia! Me ha recordado a aquel cuento del elefante que está atado a una estaca de madera, con un leve tirón sería libre, pero no lo sabe, por eso no lo intenta.
    El peor de los daños, muy a menudo, nos lo inflingimos nosotras mismas. Hay que quererse más. Un abrazo fuerte, amiga! 🤗😘

    Le gusta a 1 persona

  2. Algunos ángeles vestidos de normales que ven lo que siempre ha estado ahí los demás ignoraron. No deseo que lo hagan, pero al final el pájaro siempre busca la libertad y escapa. Lo bueno es que lo haga contigo desbaratando esa jaula, pero…

    Le gusta a 1 persona

  3. Me sorprende mucho la fuerza que tiene la “verdad”, y lo clara que se muestra cuando uno la ve (o en este caso, la sufre). Hace poco escribí algo muy parecido a esto. Cambiando “ángeles” por “santos”, para el caso es solo una palabra. Uno se cree que nadie más que él “lo ve”, se siente en parte muy solo y desdichado por ello… y tarde o temprano acaba coincidiendo hasta en los detalles más nimios con otrxs. Esto te hace recordar que somos una misma cosa con otros ojos y otros caminos, y no nos damos cuenta de nada.

    Joder, este maldito individualismo sistémico que nos tiene atrapados en una jaula, o en una trampa o laberinto o qué se yo…

    Salud&Saludos(y gracias)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: