img_3458

 

No recuerdo desde cuándo, pero el insomnio se hizo parte de mi vida, cada noche despertaba a las 3:00 o 4:00 de la madrugada y ya no volvía a dormir. Eso no me preocupaba, porque esas horas eran muy productivas para mí, las utilizaba para deleitarme leyendo, pensando, recordando o divagando. Amanecía y empezaba mi día sin ningún síntoma ni signo de cansancio.

Pero mi médico me alertó,  me dijo que si bien era cierto que por ahora no sentía que afectaba mi estado general, eso no era normal y que tarde o temprano iba a resquebrajarse mi salud o que era ya un efecto de un estado emocional anormal. Pero pese a sus argumentos, me negué a tomar medicación.

Claro que el médico tenía razón, todo insomnio es patológico, las horas de sueño son fundamental, todos sabemos eso. Y el mío era el primer efecto de todo lo que estaba por explotar desde mi interior. El hecho es que mi salud se deterioró irremediablemente aún luego de haber logrado solucionar el problema emocional que lo había causado; ya el daño estaba hecho. Poco después que recuperé mi paz interior, mágicamente el dulce Morfeo volvió a mi cama y mi ciclo de sueño se normalizó. Claro que eso en un futuro, es muy positivo, mi salud se beneficiará y podré vivir más y mejor.

Todo bien, sino fuera porque extraño tanto a mi querido Insomnio, mi compañero de cada noche, el que me permitía tener horas para mí sola, el que me hacía disfrutar del silencio, de la paz, de mis lecturas favoritas, de mis recuerdos adorados, de mis pensamientos y mis platicas conmigo mismo. Extraño tanto eso, poder alargar mis días que de por sí son cortos y caóticos, porque eso de trabajar en un hospital y ser ama de casa, no da mucho tiempo para uno mismo.

Confieso que he intentado hacer que regrese, que venga a visitarme como cada noche lo hacía, me despierto a la madrugada como un reflejo residual adquirido, pero no logro mantenerme despierta, el sueño me vence, parece que él y la paz mental no son compatibles, ahora ya no puedo disfrutar de algo que amaba. No, si la vida no es nada perfecta. Si estás bien con una cosa, otra cosa no lo está.

En fin, ahora tengo más horas de sueño, pero menos horas para mis sueños poder crear y disfrutar.

23 comentarios sobre “Te extraño Insomnio mío

Agrega el tuyo

  1. A ése que tú extrañas yo no lo quiero ni nombrar, afortunadamente, sólo me visita de cuando en cuando, pero ya no me desespera, si viene, soy buena anfitriona, pero espero que nunca regrese.
    Abrazo de luz

    Me gusta

  2. Ya vendrá la inspiración de la mano de otras costumbres menos dañinas, Pato.
    En ocaciones suelo desvelarme por un par de horas, y al igual que tú, aprovecho para crear o simplemente leer los cuentos de otro.
    Te mando un beso

    Le gusta a 1 persona

  3. Vaya, me siento identificada. Hubo una época que apenas dormía y mis días, como bien dices, se alargaban (pues a penas dormía unas 4 horas) y me levantaba rauda de la cama, sin notar cansancio ni nada. Pero, también como apuntas, era por un mal momento que estaba viviendo. Al superarlo, volvía dormir bien y entre 7 y 8 horas, a veces 9 jajaja y me cuesta levantarmeeeeee!!!! jajaja Pero esoes síntoma de buena salud, así que… me alegro de dormir y de que tú también lo hagas 🙂
    Abrazo enorme, Patricia 🙂

    Le gusta a 2 personas

  4. Desde lejos te regaño Patricia, bien sabes que no se puede permanecer despierto durante tres días sin graves consecuencias mentales, a menudo irrecuperables. Y que es más importante tu vida que la lectura, incluso más que el mejor poema jamás escrito. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  5. Debo agradecer que jamás he sufrido de insomnio; pero comprendo absolutamente ese placer, ese regocijo que se siente permanecer despierta sintiendo el acogedor alivio del cuerpo en reposo, rodeada de silencio, acompañada de tus pensamientos, hilvanando versos, rememorando momentos, o con un libro entre las manos. ¡Me resulta delicioso ese momento de meterme a la cama, sentir que me abraza y disponerme a hacer algo que me llena el gusto…hasta cuando el sueño me vence y me descubro dormida sin haber siquiera apagado la luz.
    No lamentes la ausencia del insomnio, pues tu saludo y cuerpo te lo agradecen, y pon todo tu esfuerzo para lograr acostarte más temprano, Patricia.
    ¡Un fuerte abrazo!

    Le gusta a 2 personas

    1. Qué bonito eso que dices, me alegra saber que nunca has sufrido de insomnio. Sé que es dañino pero aprovechaba muy bien esas horas. Pero es importante las horas completas de sueño. Gracias por tus consejos amiga.
      Besitos y que disfrutes tu tarde. 🌷🌷🌷🌷

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: