img_3458

 

No recuerdo desde cuándo, pero el insomnio se hizo parte de mi vida, cada noche despertaba a las 3:00 o 4:00 de la madrugada y ya no volvía a dormir. Eso no me preocupaba, porque esas horas eran muy productivas para mí, las utilizaba para deleitarme leyendo, pensando, recordando o divagando. Amanecía y empezaba mi día sin ningún síntoma ni signo de cansancio.

Pero mi médico me alertó,  me dijo que si bien era cierto que por ahora no sentía que afectaba mi estado general, eso no era normal y que tarde o temprano iba a resquebrajarse mi salud o que era ya un efecto de un estado emocional anormal. Pero pese a sus argumentos, me negué a tomar medicación.

Claro que el médico tenía razón, todo insomnio es patológico, las horas de sueño son fundamental, todos sabemos eso. Y el mío era el primer efecto de todo lo que estaba por explotar desde mi interior. El hecho es que mi salud se deterioró irremediablemente aún luego de haber logrado solucionar el problema emocional que lo había causado; ya el daño estaba hecho. Poco después que recuperé mi paz interior, mágicamente el dulce Morfeo volvió a mi cama y mi ciclo de sueño se normalizó. Claro que eso en un futuro, es muy positivo, mi salud se beneficiará y podré vivir más y mejor.

Todo bien, sino fuera porque extraño tanto a mi querido Insomnio, mi compañero de cada noche, el que me permitía tener horas para mí sola, el que me hacía disfrutar del silencio, de la paz, de mis lecturas favoritas, de mis recuerdos adorados, de mis pensamientos y mis platicas conmigo mismo. Extraño tanto eso, poder alargar mis días que de por sí son cortos y caóticos, porque eso de trabajar en un hospital y ser ama de casa, no da mucho tiempo para uno mismo.

Confieso que he intentado hacer que regrese, que venga a visitarme como cada noche lo hacía, me despierto a la madrugada como un reflejo residual adquirido, pero no logro mantenerme despierta, el sueño me vence, parece que él y la paz mental no son compatibles, ahora ya no puedo disfrutar de algo que amaba. No, si la vida no es nada perfecta. Si estás bien con una cosa, otra cosa no lo está.

En fin, ahora tengo más horas de sueño, pero menos horas para mis sueños poder crear y disfrutar.

No sé si a ustedes les ha pasado, que han tenido cerca a una persona que  coincide en gustos y aficiones, con la cual se puede compartir momentos gratos y amenos, a la que le brindan toda la confianza porque la suponen sincera. Y hasta ahí todo bien, muy bien… si no saliera a relucir esa parte de su personalidad oscura que se oculta tras buenas intenciones y amabilidad, resultando ser como una hiedra que se adhiere con la finalidad de ahogar, de atrapar, de bloquear, inyectando poco a poco el veneno que ha crecido en su interior.

Sí, he tenido la desgracia y el dolor de experimentar algo así, no una, sino dos veces.

La primera vez fue letal, después de haber sido mi amiga íntima, muy querida, atacó directamente todo lo que me hacía feliz, destruyendo una parte importante de mi vida que ya no pude reconstruir. No me di cuenta a tiempo o no quise verlo, tampoco nadie me advirtió, pero ella me envolvió de una manera tan magistral que le ofrecí mi vida en bandeja de plata, se posesionó de mi tiempo, de mis triunfos, de mis alegrías… de mi amor. Literalmente se apropió de mi vida y me dejó a cambio un vacío profundo, del cual nunca pude recuperarme. Pero esa… esa es otra historia, que algún día escribiré.

La segunda vez, volví a encontrar a una persona así, en un lugar donde se presta para engaños, sé eso porque viví allí mucho tiempo. Ella se acercó a mí vestida de poesía y dulzura, pregonando su amor a la naturaleza y a Dios. —No se puede desconfiar de alguien así, le abres tu corazón, le ofreces tu amistad y dedicación sin darte cuenta de sus intenciones— Claro que esta vez ya me encontraría prevenida, activada esa antenita interior que suele desarrollarse tras repetidos momentos de dolor y traición y hace que percibas cuando algo no anda bien, porque ya había empezado a envolverme con ese poder de manipulación que tenía muy desarrollado, intentando llevarme a donde ella quería, pero que a tiempo pude detenerme cuando sentí que me quiso aislar de las personas que más apreciaba y quería.

Ese fue su gran error, porque yo nunca permitiría que se meta con ellos, entonces la alejé de mí como mecanismo de defensa, la neutralicé y seguí con mi vida.

Lo malo es que ella, al sentir el rechazo —supongo eso, porque no encuentro otra razón— no se quedaría tranquila, armó su plan para atacarme desde otro frente, aprovechó un momento en que me encontraba caída por un terrible tropiezo, para hundirme poniendo encima todo el lodo que podía, difundiendo falsedades y buscando alianzas para dañarme. No contenta con eso, se acercó a los seres que me querían y empezó a ejercer su manipulación para darme el tiro de gracia y que me dejen caer en soledad. No contó con que esas personas tenían el corazón noble y no me dejarían hundida, más bien con su amor y dedicación me ayudaron a salir de allí.

Cuando vio que no podía con ellos, no le quedó más que alejarse.

Pero por desgracia, ahí no termina la historia, esa hiedra encontró otra manera de verter su veneno, fue contra alguien que nunca imaginé se metería, que por su bondad y buen corazón sería fácil manejar, la hizo presa de sus propios miedos, la envolvió entre sus redes y la convirtió en una mariposa con sus alas paralizadas. Ella se sentía limitada para acercarse a mí y así estaba logrando herirme mucho. Pero con ayuda de mis ángeles que siempre están allí para mí —ya les he contado sobre ellos— me hicieron ver que lo importante es lo que yo sienta en mi corazón y que no importa todo el dolor que lleve, sino la fuerza para defender lo que amaba.

Así es como decidí que esta batalla tampoco ganaría la maldad y que ayudaría con todo mi amor a que esa mariposa recupere su plenitud y vuelva a volar en libertad.

~Tanka~

Mi amiga la hiedra

mientras abraza ahoga

rodea y envuelve

si ve que estás creciendo

no te dejará florecer.

Patricia G.

Hoy es un día muy especial, a más de ser Noche Buena, es el cumpleaños de mi preciosa hija Solmayra.

Recuerdo esa ocasión que fue muy esperada porque mi suegra iba a pasar por primera vez en mi casa una Navidad y me esmeré tanto para que todo salga bien, procurando yo misma hasta el último detalle y cómo es de suponer el sobre-esfuerzo hizo que se me adelante el parto así que no pude disfrutar de todo lo que preparé para ese día, pero pasé la Noche Buena más feliz de mi vida por tener en mis brazos el regalo más maravilloso que Dios me pudo haber obsequiado.

Feliz cumpleaños hermosa mía.

Aura estaba en el diván frente a su terapista, contando todo el huracán de sucesos que había pasado en su vida esos días, con los ojos enrojecidos e hinchados por haber llorado, no de dolor e impotencia sino en forma de desahogo, ya que no fue allí en busca de respuestas, sino por ratificar las que ya sabía. Cuando terminó de hablar, la doctora le pidió hacer un ejercicio mental.

—Cierre los ojos y ponga su mente en blanco —le dijo la doctora— no piense en nada este momento, nada está en su mente, nada. Ahora imagine un lugar donde sienta paz y seguridad, un lugar hermoso en el que quisiera vivir y nunca más salir. Imagine que recorre ese lugar, desprovista de todo lo material, donde crea que nadie puede entrar para hacerle daño, solo usted está allí, nadie más, sienta cómo la brisa le acaricia y a cada paso que da se va llenando de seguridad y confianza. Piense que ese es el mejor lugar del mundo donde este momento pueda estar.

Aura, buscando en su corazón más que en su imaginación, visualizó ese maravilloso lugar que le pedía su doctora, estaba resplandeciendo en su mente, latiendo en su corazón, respirando en sus pulmones, cada vez se hacía más visible y mientras escuchaba empezó a sentir que todo su ser se trasladaba allí.

—Este momento está observando una luz pequeña que se acerca poco a poco —continuó la doctora— Se empieza a ser grande y está tan cerca de usted, que le invade todo su cuerpo, ahora es tan resplandeciente que le ciega y solo puede sentir esa luz que se impregna sobre usted y le proporciona profunda, infinita paz.

Mientras Aura recorría ese lugar dentro de su mente, de sus ojos empezaron a brotar sin cesar lágrimas, pero no eran lágrimas de dolor, eran diferentes, como nunca las había sentido, bajaban copiosamente por sus mejillas como bañando tibiamente su rostro, su ser, su alma. No pensaba en nada, solamente se sabía en ese lugar, como que estuviera en un santuario, en su templo de felicidad.

—Ahora respire profundamente —dijo, trayéndola de regreso— abra sus ojos muy lentamente. Ese lugar donde estaba este momento será su lugar seguro, su refugio para que acuda allí cada vez que sienta que lo necesita. ¿Me podría describir ese lugar?

Ella, secándose sus lágrimas miró a la doctora y le dijo  —No es exactamente un lugar, es una persona, es un corazón, un alma. En mi mente estaba él, sólo él, el ser que entre tanto dolor, me dio felicidad y amor. Él.

—Está correcto, eso es lo que usted eligió, allí se siente segura —le dijo la doctora— desde este momento podrá ir allá cada vez que su corazón lo necesite.

Fuiste lo bello

con que Dios quiso

recompensar mi vida.

Por eso te guardo como

mi refugio y mi santuario.

No sabes todo lo que llevabas dentro hasta que llega ese ángel que te guía hacia la puerta de tu propia jaula y te hace ver que siempre ha estado abierta y que bastaba con cruzarla y extender tus alas.

El miedo es el carcelero más eficiente, se incrusta dentro de tu Ser, te coloca vendas invisibles que no te permiten ver lo evidente, te llena de corazas con espinas que lastiman por dentro y por fuera, sientes que es más fácil quedarte paralizada en ese lugar donde nadie se acerque y cuando alguien intenta sacarte de allí te defiendes lastimando, hasta que logras que se alejen de ti y te quedas en tu rincón de fantasía surcando cielos de libertad pero que sólo están en tu mente.

Por suerte o bendición, —lamentablemente, para muy pocos— en esta vida te logras encontrar con esas personas excepcionales, únicas en el mundo, llamémosles héroes o Ángeles vestidos de mortales, que ven más allá de lo que percibe el resto. Porque donde los otros solo miran un ser tóxico, agresivo, que hace daño; esos héroes sienten al ser herido que necesita curar sus alas y no se rendirán hasta que logre salir de su propia jaula y la vea volar en ese cielo que ella sabe que existe pero que le arrebataron la oportunidad de conocer, ese cielo de verdad y libertad… ese cielo que se llama felicidad.

Continuará…

Damián mira impávido tras el frío cristal cómo los médicos intentan recuperar los signos vitales de Nadia, la mujer que amaba como nunca creyó que se podría amar, la única que había dado sentido a su vida y que ahora yacía en esa cama de terapia intensiva llena de cables y monitores a su alrededor, el médico tomó las placas del electro shock y procedió a administrar sobre su pecho una y otra descarga sin obtener respuesta y Damián en cada descarga sentía que a él le clavaban una daga en su corazón; el médico repite el procedimiento por tercera vez, pero el monitor continuó emitiendo ese sonido agudo indicando ausencia de latido cardíaco, entonces los médicos lo regresan a ver con un rictus de derrota y resignación. Él sintió que también se detenía su corazón.

En ese segundo su mente revivió los últimos instantes que pasó con Nadia, cuando en la mañana del día anterior ella estaba por salir para dirigirse al Instituto de Altos Estudios donde hace poco había empezado a recibir clases y al que, con su usual espontaneidad y alegría ella le solía decir <<el cole>>, él le dio un bol donde se colocan los sándwiches como refrigerio y ella sonrió divertida por esa ocurrencia; él adoró esa sonrisa, más cuando ella, al abrirlo vio que sólo contenía una nota que decía TE AMO, le regresó a ver y de un salto se trepó a su cuello dejándole un dulce beso al tiempo que le susurraba un —también TE AMO— Él abrazó con pasión y ternura a su niña mujer.

Más tarde, instantes antes de la tragedia, Damián la había contactado por teléfono y ella con su risa tímida y cohibida le platicaba su día y le decía que ya estaba en camino de regreso. De repente, al otro lado del teléfono ese vacío abrumador del anuncio del silencio y ya no supo más de ella. Al mismo tiempo él sentía que el piso bajo sus pies se movía tan fuerte que las cosas a su alrededor cayeron. Intentaba una y otra vez contactarla sin respuesta alguna. Empezó a recibir noticias de edificios derrumbados en algunos lugares de la ciudad y también en el sector cerca donde ella se encontraba, entonces desesperado fue a buscarla donde supuestamente estaría y que según información había sido uno de los lugares más afectados por el terremoto que acababa de suceder. Al llegar allí, se encontró con una escena desgarradora, edificios completamente derrumbados, escombros a su paso; el llanto, los gritos y la desesperación de la gente reinaba en cada sitio, y no había señales de ella. Fueron horas y horas de búsqueda incansable, él tenía la esperanza de hallarla pronto por el GPS de la camioneta en la que ella había estado. Pero las horas pasaban lentamente y la desesperación empezó a ganarle, más porque sabía que para ella era determinante el tiempo por su salud delicada. A la madrugada, tenían el sitio exacto donde estaba el vehículo y empezaron a remover los escombros, hasta que al fin la hallaron aunque con signos vitales muy débiles. Inmediatamente la llevaron al hospital más cercano para que le dieran atención, estaba sin sentido y no reaccionaba, los médicos le dijeron que harían lo posible pero le daban pocas esperanzas. Lo que no sabían ellos es que a Damián nadie le podía decir <<NO>>. ÉL la salvaría así tenga que arrebatársela a la misma muerte.

Y así fue, Damián reacciona y sin pensar en nada más irrumpe en la sala, no sin antes derribar de un golpe a Kal, su hermano, que al ver su mirada adivinó lo que haría e intentó detenerlo. Sin más, ya adentro, arrebata los electrodos al médico, empujando y golpeando a quien se le ponía en frente, no veía nada, sólo tenía un objetivo y era llegar a ella. Todos, al ver su reacción no les quedó más que apoyarlo y como él tenía conocimiento en el manejo del equipo, sin perder tiempo aplicó una descarga sobre su pecho, en medio de un grito: <<¡¡TÚ NO TE ME VAS!!>> intenta la segunda descarga… todos miran el monitor… y de repente, allí estaba, el sonido intermitente de la esperanza y un grito en la sala: <<¡¡HAY LATIDO!! ¡¡ELLA HA VUELTO!!>>. Entonces, Damián exhala profundamente y vuelve a respirar, suelta todo y se arrodilla frente a ella y con lágrimas en sus ojos toma sus manos y no paró de besarlas mientras agradecía a Dios. Kal abrazó a su hermano y le dijo: <<Nadia es una niña mimada que sólo quiso volver desde las manos de su héroe>>.

La había salvado y se había salvado él mismo porque sabía que sin ella ya no tendría sentido su vida.

 

 

 

Nota: Basado en hechos de la vida real, ocurrido en el terremoto de México del 19-09-2017.

Dejo aquí expresado un agradecimiento y mi estima a mi amigo Ismael por permitirme tomar su historia para hacer éste relato.

Hay instantes de paz que son tan valorados por todo lo que contienen, porque nadie podría saber lo que cuesta llegar a este lugar en el que puedo asegurar que hoy habito.

Ahora que logro evocar con dulzura lo que quedó atrás, sonrío y guardo con amor lo que ya fue, incluso las lágrimas derramadas tan necesarias para que se ablanden los pensamientos dañinos y salgan dejando limpio el corazón.
Pero llegar aquí no solo es mérito propio, hubo seres que estuvieron sosteniendo mi mano para evitar que caiga, seres que un día te tocaban la herida con el fin de que sangre y respire y no te infecte por dentro y luego te cambiaban las lágrimas por sonrisas como bálsamo que cura todo; seres que no se rindieron y permanecieron a pesar de su propio dolor.

Esos seres que llamamos amigos verdaderos, porque sí, es verdad, existen y podría asegurar que son ángeles que Dios te envía, a veces disfrazadas de hadas madrinas o estrellas que brillan en la noche más oscura o guardianes con traje de caballeros.

Porque un amigo es eso, el remanso de paz necesario, un refugio al que siempre acudes, un infinito de sonrisas, una casita del cielo.

A ellos, mis fieles amigos van dedicadas estas letras como mi homenaje y agradecimiento.

Aceptando su destino [Entrada para textos solidarios]

Hasta qué punto es verdad que la reflexión nos mantiene sana la mente y nos hace crecer como ser humano.

Recibí un consejo sabio sobre reflexionar mi situación actual. Lo tomé sin entender la importancia del mismo, porque de alguna forma cerré mi mente a comentarios que a mi juicio —Tal vez errado o no— quieren hacerme ver una realidad que no es la mía.

También, curiosamente me llegó un fragmento de un psicólogo sobre la salud mental y lo importante que es analizar lo que nos perturba, escribir una lista y leerla todos los días, para ir entendiendo y tomar decisiones sobre nuestra vida.

Intento hacer eso, escribir aquí en forma real lo que estoy sintiendo.

Ante todo creo que el amor es una decisión.

Pues todos sabemos que al inicio una relación es llena de ilusión por todas las sensaciones que nos alegran la vida, luego viene conflictos y aceptaciones, muchas veces desistimos y  el sentimiento se desvanece, más aún si dos personas que se atraen no lo viven en forma palpable, mirándose a los ojos, sintiéndose, compartiendo momentos de convivencia mutua. Pero, si a pesar de todo eso se decide continuar, los sentimientos empiezan a cimentarse, a ver más allá de lo real y tangible, entonces esa ilusión se convierte en una decisión mutua, de aceptación y vivencia.

Y así fue, en nuestra relación los dos sabíamos  nuestros límites y nuestro infinito de posibilidades, hay tantas formas de amarse, sentirse, apoyarse, ser parte de la vida; estando conscientes que hay distancias que no se puede cruzar y no hablo de kilómetros —Porque eso es lo de menos— hablo de situaciones que no podemos obviar y que impiden estar como una pareja «normal».

Y sí, decidimos vivirnos, no impedir que fluya lo que sentíamos, porque era mutuo y todo lo que vivíamos era como trasladarse al cielo. Situaciones así, sólo se da entre seres que creen en el amor que va más allá de esta vida corpórea. Creo que ese podría ser un amor real, porque no tiene límites de tiempo ni de muerte.

Pero…intentaba escribir lo que me perturba, sí, lo diré a continuación.

Al principio cuando supe que su vida tomó un giro de 360 grados, que aceptó un destino aterrador, el de ir al infierno a salvar almas inocentes y que ya no estaría para mí, sentí una daga dentro de mí que me atravesaba muy profundo; supe que ese nuevo y cruel camino lo tomó por sus capacidades extraordinarias y tuvo que ser él por su situación de soltería y que ante todos no tenía ninguna relación que se lo impidiese. Pero sentí que no tomó en cuenta mis sentimientos, ni siquiera los de él, estaba sacrificando lo nuestro. Y es duro aceptar eso, esa era la verdadera y cruel realidad. —Lo escribo temblando y con mis lágrimas fluyendo.

Mi primer impulso fue salir y despedirme con un «Dios te bendiga», pero ese impulso tan sólo duró segundos, porque enseguida me aferré a lo que los dos creíamos, creemos y seguiremos creyendo, y estar segura de esto hará que logre soportar esta pesadilla el tiempo que dure.

¡Qué responsabilidad amar a hombres así! —pensé— porque ellos no nos pertenecen, pertenecen al mundo.

Y es más difícil aceptar eso, que no son hombres comunes y que debemos cambiar todo nuestro concepto del amor y la vida, despojarnos de egoísmos y tomar un poco de su nobleza para poder ser su retorno; y si mi primera opción fue huir a sentarme a llorar y lamentarme como cualquier mujer lo hubiera hecho, sentí su espíritu que es tan fuerte haciéndome valiente para aceptar su camino, que desde ese momento también sería el mío.

Entonces mi decisión fue recorrer junto a él ese camino difícil, pedregoso, con muchas sombras, pero lleno de amor y de fe por el mundo; tomé su mano para acompañarlo en ese destino incierto y siniestro, para de alguna forma ser su aliento cuando se le acaben las fuerzas o una ventana a la esperanza cuando le abrume el dolor y la muerte.

Espero ser merecedora de esa labor que sólo los héroes anónimos se atreven a vivir… sólo el cielo lo sabe.

LA ESPERA

IMG_6795-0
La espera más que una fracción de tiempo, es una puerta abierta donde aprovechan todos los pensamientos para entrar, no hay un filtro para poder escoger los buenos y dejar afuera los malos, es más, ellos, sin darnos cuenta entran y se acomodan tan bonito en la mente, desordenando tu mundo interior, se ensañan con las cosas bellas que encuentran dentro, intentando dejarlas sin color.

IMG_6799
Ten cuidado cuando la espera sea muy grande, deja un guardián en la puerta con un faro de luz que alumbre a los recuerdos bellos, para que todos entren y no den espacio a esos pensamientos malintencionados que se alimentan de los momentos fríos y oscuros.

Ante todo, llena tu mente de certezas y alegrías, regresando constantemente a la mirada y sonrisa que mantiene tu felicidad como un arco iris perenne.

Y así,

con la seguridad de su retorno

 y el amor como bandera, 

cualquier tiempo sin él 

será una dulce espera.


IMG_4033

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Flash Propio

Locuras claves para estar mas cuerdo

Las Musas hacen al poeta

Prosa y verso de Xavier Roca Ticó

Libero Verbi

Poesía y pensamientos desordenados

La Monarquía Records

Seamos Independientes

Poemas que tocan los suburbios de la mente

Son poemas que jastan de un momento y espacio determinado con la expresión mas sincera de un sentimiento manifestado y procesado en su momento. Cada uno es un suceso y etapa que viví .

De León Isamar

Sentimientos del alma. Poesía, poemas, cuentos, o simplemente palabras que dicen algo y aún no son catálogadas. ¿Qué etiqueta lleva la palabra que sale del alma?

Rincón de Bas

Una historia empieza donde le des libertad a tus manos para soñar y crear…

Yo, Extimo

Nacidos para ser lenguaje

All4click.com_Coaching & Tic

Recursos para contenidos de escritura creativa, de gestión y motivación en tu día a día :)

Güstav Rc'mor

"Porque las palabras deben escribirse cuando se sienten"

Mi mente dispersa.

Un poco de mi.

Pensamientos en la Noche

Un espacio para la reflexión de anécdotas y cosas que no son del mundo. Un lugar que no pretende ser polémico, pero si causar algún pensamiento en la noche…

Cronopio maldito

Bienvenido a tu hogar mental.

El Diario de los Perdidos

"Para ser Viejo y Sabio, primero hay que ser Joven y Estupido"

Luces de Bohemia

"La poesía es mi ira, mi nervio, mi blasfemia, mi rebelión y tiene que ser comprensible y partir del corazón del hombre". -Ahmed Arif

Storylitter

Blog literario: reseñas, tags, fanfics, especiales ¡y más!

lost in the village

Perderse para encontrar.

Eligiendo Vida

Deconstruye y transforma tu estilo de vida.

Make Money Explore

Jobs, Work from Home, Make Money Online Opportunities

Chaotic Shapes

Art and Lifestyle by Brandon Knoll

ORME SVELATE

la condivisione del dolore è un dono di amore da parte di chi lo fa e di chi lo riceve

Fuego vivo, hielo eterno

De imposibles convertidos en realidad está hecho el mundo

Una adicción innecesaria

run, trail, trailrunning, viajes, versos, poesía, relatos, running,, historias, anime, manga

Entre mariposas y lunas

Blog de cuentos y poemas

By Vania

Cree en ti

Donde habita el olvido

Un portal a mi mundo.

Buenas noches, buenas tardes, buenos días, buena suerte

Poemas, cuentos, pensamientos, algunas anécdotas, algunas no tantas.

Historias de una mente retorcida

Cada historia tiene un sinfín de finales. Encuentra el tuyo...

Anna Giser

Amapola 18

La vertiente americana

Promoviendo una nueva cultura humana

YOU ONLY LIVE ONCE

KRISTINA GODOY BLOG

El escritorio de Milka

En este espacio quizás encuentres algo que te guste, disguste, te sea indiferente o puede que te sorprendas! Todo pensado, escrito y expresado por su autor, si algo te gusta, házmelo saber <3

Confesiones

Filosofando relatos de mi vida.

A %d blogueros les gusta esto: